Qué comer en Nápoles: los platos típicos de la cocina napolitana

Qué comer en Nápoles es una de las preguntas más difíciles de contestar puesto que se trata de una de las ciudades más populares del mundo por su gastronomía. Aquí hay algunos platos típicos para probar durante un viaje a la capital de Campania, pero solo se trata de una pequeña selección. Por lo general, los que regresan de Nápoles quedan gratamente sorprendidos por la variedad y bondad de su cocina.

Qué comer en Nápoles
“Siehe Neapel und Stirb”.Johann Wolfgang Von Goethe

¿No te suena? Digámoslo de otra manera: las palabras de Johann Wolfgang Von Goethe parecen más que apropiadas para describir los platos típicos napolitanos. El escritor y poeta alemán, durante su famoso “Viaje a Italia” de 1787, se enamoró perdidamente de la capital de Campania. ¿Y cómo culparlo? Los panoramas de ensueño del mar y el volcán, los callejones frenéticos y ruidosos, la calidez de la gente y, sobre todo, la cocina típica de Nápoles hacen de esta ciudad un destino de ensueño.

«Ves Nápoles y luego morir» dijo Goethe, y en 2019 relanzamos con un «Pero primero asegúrate de haber probado todos sus manjares».

Si estás a punto de partir para un viaje a la ciudad napolitana, prepárate para una inmersión total en el folclore, en los colores del mar y en la calidez de los habitantes. Un viaje a Nápoles, sin embargo, no estaría completo sin haber probado su maravillosa cocina.

19 platos que tienes que probar en Nápoles

¿Quieres algún consejo sobre platos típicos de Nápoles que tienes que probar? ¡Aquí tienes una selección de 19 platos que comer en Nápoles!

Pizza

Pizza

Lo primero que comer en Nápoles, sin falta, es la pizza. Y es que tienes que saber que la ciudad de Italia de la Pizza, donde esta se idea y donde hay una verdadera cultura de la pizza es Nápoles. Ir a Nápoles para comer la verdadera pizza napolitana (patrimonio cultural inmaterial de la Unesco desde 2017) es una verdadera peregrinación, con sus mecas y adeptos.

Precisamente porque los napolitanos tienen el arte de la pizza en su ADN, aquí es invariablemente mejor que en cualquier otro lugar del mundo. Independientemente de cómo hable de ello, la pizza napolitana en Nápoles rompe lo obvio como una puerta abierta y también la pisotea. Por eso hoy queremos proceder semánticamente, y más bien hablaros de las otras recetas típicas que llevan el nombre de «pizza» pero que no son exactamente eso.

¿Quién inventó la pizza?

Egipcios, griegos y romanos cocinaban foccaccias planas muy similares a la pizza. Por tanto, la pizza tiene una historia muy antigua, muy compleja e incierta, sin embargo, las primeras certificaciones de la palabra se remontan al 997 cerca de Gaeta, ciudad cercana a Nápoles.

En la antigüedad en la cuenca mediterránea, la pizza era un plato muy pobre hecho con manteca, queso y albahaca (a veces con sobras de pescado) muy difundido en todas las regiones.

La pizza tal como la conocemos llegó en 1889 cuando el chef napolitano Raffaele Esposito creó la pizza Margherita en honor a la Reina Margherita de Saboya: tomate, mozzarella y albahaca, rojo, blanco y verde, los colores de la bandera italiana en honor a la Reina e Italia. Hasta alrededor de 1830, la pizza se vendía exclusivamente en puestos callejeros ¡luego llegaron las pizzerías!

La antigua pizzería Port’Alba en Nápoles, fundada en 1738, se considera la pizzería italiana más antigua que aún existe en la actualidad.

La pizza napolitana no necesita presentación. Suave y fina por dentro, con una cornisa suave. Ligera y de fácil digestión gracias a la larga fermentación. Cuando lo doblas, no se rompe, pero se mantiene suave.

Hay de muchísimos tipos y para todos los gustos, pero las pizzas que recomendamos comer en Nápoles son la clásica Margarita y una pizza con cornicione ripieno di ricota (cornisa rellena de queso suave).

También hay diversas versiones de pizza: más allá de la clásica pizza plana a comer en plato, en Nápoles existen diversas variaciones según la época del año, los gustos y los momentos. A continuación, te presentamos algunos ejemplos de pizzas alternativas que comer en Nápoles:

  • Pizza Frita: en Nápoles es una de las comidas callejeras más conocidas. La masa se hace con masa de pizza rellena de ricotta, salami y mozzarella y luego se fríe. Un legado de la posguerra herencia de la pobreza y de la falta de hornos de leña.
  • Pizza chiena: En Semana Santa está la pizza chiena, un pastelito relleno de ricotta, jamón y salami.
  • Pizza di scarole: Si es Navidad, no te puedes perder la pizza de escarola, una focaccia al horno rellena de suave escarola, alcaparras, anchoas y aceitunas negras.
  • Pizza Parisina: por último, destacamos la pizza parisina: la puedes encontrar en cualquier rosticceria (Tiendas de comida precocinada) cubierta con hojaldre y rellena de tomate y jamón cocido. El origen se atribuye a un cocinero francés que trabajaba en el Palacio Real de Nápoles y que, encargado de preparar una pizza rústica para la esposa de Fernando IV de Borbón, inventó este bocadillo. Deben haberle dicho «è p’a riggina», es para la reina, en napolitano: el nombre puede haberse tergiversado, pero la receta resultó muy bien.

Mozzarella di bufala

Mozzarella di bufala

La mozzarella de búfala, hecha con leche de búfalas de Campania, es única en el mundo. Cuando está fresca NUNCA debe guardarse en la nevera, sino mantenerse fuera, dentro de su suero. Después de un día, cuando ya no está fresco, se guarda en la nevera y se utiliza para cocinar.

Fior di latte y provolone

Fior di latte

La mozzarella de leche de vaca se llama fior di latte, mientras que su variante ahumada es provola o provolone. Ambos deliciosos, y también estos cuando están frescos, deben mantenerse fuera de nevera para no comprometer el sabor.

Candele alla Genovese

Candele alla Genovese

Si crees que la pizza en Nápoles es un asunto serio, todavía no has oído hablar de la pasta. Demos un paso atrás en la historia de la pasta seca en Italia: traída por los árabes a Sicilia, su uso se extendió primero como guarnición (como en las mejores mesas alemanas) y luego como plato único, especialmente entre las clases más pobres. Los historiadores de la cocina Alberto Capatti y Massimo Montanari nos cuentan que “La pasta fue durante mucho tiempo un alimento entre muchos. Incluso en el siglo XVI se percibía como un capricho, un ‘manjar’ del que se podía prescindir en tiempos de dificultad”. El entusiasmo de todos los italianos por la pasta nació en Nápoles, donde desde el siglo XVII se convirtió en el plato preferido de las personas que empezaron a comerla cuando el precio de la harina bajó y el de la carne se disparó. El resto es historia, grabada en cucharas de madera napolitanas con innumerables mezclas de salsa.

El primer plato de pasta que te recomendamos es la Genovese: sobre una base de zanahorias, apio y cebolla, se sofríen la carne, el músculo y el puchero. Se añade vino tinto, al menos un kilo de cebollas, un vaso de agua y se cocina a fuego lento durante al menos cinco o seis horas. Se combinar con las candele, un formato de pasta de masa lisa y cilíndrica, y se emplata.

Ragú Napolitano

Ragú Napolitano

Empezaremos comentado que la palabra Ragú, en italiano, es lo que identifica lo que en España se llama salsa boloñesa, una salsa con base de tomate y carne picada con apio y zanahoria, en su versión más básica. Cada ciudad italiana tiene su propia versión del ragú y Napoles no se queda corta.

El clásico ragù napolitano es el verdadero monstruo sagrado de los platos dominicales y, más que una preparación, es un logro. Los tiempos de cocción y los ingredientes lo diferencian de otros ragú nacionales: para su elaboración se utiliza locena (la parte de la ternera que se encuentra entre el pecho y la clavícula), enrollada en chuletas rellenas de queso, perejil, ajo, pasas y atado con una cuerda; la gallinella (muslo de cerdo) y la tracchiulelle (costillas).

La receta: La carne no se pica, sino que se corta en trozos grandes y se debe cocinar junto con el puré de tomate a fuego muy lento durante al menos seis horas. Durante el proceso es fundamental peppiare la salsa, es decir hervirla a fuego lento gracias al equilibrio estratégico del fuego y la tapa. Para esta operación entra en juego la temida cuchara de madera que, cuando no es blandida amenazadoramente por madres y abuelas, se vuelve imprescindible como punto de apoyo entre la olla y la tapa, levantándola lo justo para hacer circular el aire y rebajar la fuerza del fuego. Una pizca de azúcar para equilibrar la acidez y unas hojas de albahaca fresca al final de la cocción son el toque que marca la diferencia.

Pasta, patatas y provolone

Pasta, patatas y provolone

¿Pasta o sopa? Cuando no sabes qué elegir, la tradición te ayuda con este plato amado por los napolitanos. Pasta, patatas y provola es una fórmula mágica triple P declamada estrictamente en este orden. En la base hay un sofrito de cebolla y tocino, sobre la que se vierten las patatas (las amarillas y harinosas), unos tomates y albahaca para añadir algo de color. Al final de la cocción, se añade el agua hirviendo en la que se ha previamente cocinado la pasta mezclando diferentes formatos. Para el gran final, queso parmesano rallado y provolone cortado en cubitos en dosis generosas. La consistencia del plato es espesa, fibrosa y sobre todo irresistible.

Tortilla de macarrones

Tortilla de macarrones

El estereotipo de los «comedores de macarrones» napolitanos tiene al menos tres siglos. Volvamos a Goethe, que tanto disfrutó en Nápoles en su época. Informa que: «Macarrones de todo tipo […] se encuentran en todas partes ya un precio moderado«. Posteriormente el Conde de Cavour escribió: «Los macarrones están cocinados y nos los comeremos», aludiendo a la anexión del Sur por parte del Reino de Cerdeña que unificó Italia. ¿Habrá algo de verdad detrás de estos clichés que, más que alimentar los vientres, han alimentado un cierto imaginario remotamente racista?

Los napolitanos responden: ¡Quédate con tu envidia y déjanos los macarrones! Porque los detractores de ayer y de hoy no saben lo buena que está la tortilla de macarrones, un plato único eco-sostenible que reutiliza y transforma las sobras de pasta. El espagueti se convierte en un todo compacto gracias a los huevos, parmesano y caciocavallo (queso), pero también provola, scamorza (otro queso), salami y jamón cocido. Mejor aún si se come fría, la tortilla de macarrones es ideal para un picnic o, si eres valiente, para almorzar en la playa.

Salsa Scarpariello

Salsa Scarpariello

Otro plato de pasta que comer en Nápoles es la Salsa Scarpariello. Sencillo, instintivo o, para decirlo al estilo napolitano, sciué sciué. Es la salsa scarpariello, un plato típico napolitano que todos hemos preparado o probado sin saberlo al menos una vez en la vida. Detrás de un condimento básico como tomate fresco, albahaca y queso se esconde una historia que nace y literalmente se abre paso por los callejones del Barrio Español. De hecho, la génesis del scarpariello está ligada a los zapateros, llamados “scarpari”, que desarrollaban su actividad en esta zona. A veces sus servicios se pagaban en forma de comida que, según la tradición, iba a condimentar la «salsa de los lunes».

¿Por qué este mismo día? Como sucede hoy en día con los peluqueros, la categoría trabajadora de zapateros tenía el lunes libre, y muy a menudo sobraba una salsa del domingo que se reelaboraba de vez en cuando con los ingredientes disponibles. De este savoir-faire de las sobras de cocina nacen los modernos linguini allo scarpariello.

Sofrito napolitano

Sofrito napolitano

Olvídate del clásico tríptico de cebolla, apio y zanahoria. En Nápoles, sofrito significa otra cosa, es decir, una sopa fuerte de despojos. Pero demos un paso atrás: en la época borbónica, aquellos que no podían permitirse el lujo de la carne merodeaban bajo los balcones de las familias adineradas con la esperanza de hacerse con los restos arrojados a la basura: los restos de mollejas, cortezas, bazos, tráqueas y otros bocados considerados no muy deliciosos. Puntos de vista, por supuesto: porque para los pueblerinos representaban ingredientes preciosos que, combinados primero con especias como el azafrán y luego con tomates, se transformaron en una sopa sabrosa y nutritiva. Hoy en día el sofrito napolitano se utiliza principalmente como salsa para espaguetis, elaborado con despojos de cerdo y ternera aderezado con tomate y guindilla.

Espaguetis con almejas

Espaguetis con almejas

Los «espaguetis con almejas y ajo» aparecieron por primera vez en el recetario napolitano en la primera mitad del siglo XIX. Hablamos del papel impreso, por supuesto, porque quién sabe durante cuánto tiempo fue en uso esta receta entre los pescadores para cocinar almejas, el marisco típico del Golfo de Nápoles, naturalmente salado y muy sabroso. El primer plato que comer en Nápoles sin falta son los espaguetis con almejas: muy pocos ingredientes, ajo, aceite y perejil, para alcanzar las cumbres del gusto.

Cuoppo di mare

Cuoppo di mare

Nápoles, junto con Palermo, es un destino imperdible en cuanto a comida callejera italiana. Si quieres perderte por las estrechas calles del centro de Nápoles, al menos hazlo con el estómago lleno. La cuoppo nació precisamente para esto: el nombre significa cono, de hecho, es la quintaesencia del frito en papel de aluminio, este último en «papel de paja», obtenido tradicionalmente de la maceración de fibras vegetales. Hay muchas variaciones locales, y en la ciudad encontrarás cuoppi de tierra (con verduras rebozadas, mozzarella y polenta frita) y cuoppi dulce, especialmente a base de mini zeppole. Sin embargo, entre muchas cosas, Nápoles es sobre todo un puerto, y por eso parece correcto recomendar la cuoppo di mare más que las demás. El cono relleno de calamares, anchoas, gambas, sepias y todos los pescados del día es una de las especialidades más tradicionales de la ciudad.

Gattó de Patatas

Gattó de Patatas

Receta napolitana con toque francés: siguen siendo esos cocineros franceses que siguieron a los Borbones los responsables de la invención de este plato único. El gattò de patata es la versión renovada y tergiversada del gâteau, el pastel transalpino plato típico francés.

El gattò napolitano combina armoniosamente patatas, huevos, mozzarella, provolone, salami y jamón cocido. Alto, esponjoso y con un sabor crujiente, mantecoso y de pan rallado, este pastel horneado siempre está más sabroso al día siguiente, si puedes resistirte hasta entonces, por supuesto.

Casatiello

Casatiello

Olvídate de las monas de pascua y del cordero: en Nápoles el verdadero símbolo de la Pascua es el casatiello, cuya forma representaría la corona de espinas de Jesús en la cruz. Este rústico preparado el Sábado Santo y reciclado al menos hasta el Lunes de Pascua es un himno a la resurrección, pero también a la difícil digestión. De hecho, la receta del casatiello, una masa a base de manteca de cerdo enriquecida con provolone y salami napolitano, no es precisamente ligera. Te aconsejamos que lo pruebes como tradición manda: con habas frescas, soppressata y ricotta salada.

De verduras también va Nápoles

salsiccia e friarielli

Después de tanto hablar de salsas, pastas y platos únicos, es hora de hacer una pausa. Por así decirlo, en el sentido de que seguimos comiendo con gusto, pero esta vez se trata de guarniciones. Reunimos las mejores recetas de verduras que comer en Nápoles en un solo apartado vitamínico: son muchas y muy condimentadas, pero ahora nada nos asusta. Empecemos por el calabacín alla scapece, cortado en rodajas, frito y marinado en ajo y vinagre. Luego están las melanzane al funghetto, berenjenas fritas y aliñadas con tomates frescos.

Esta es la sesión de verano. Para el invierno tenemos ante todo los Fiarelli, una especie de grelo napolitano, cuyas hojas son salteadas junto con salchicha a formar el típico plato que comer en Nápoles, salsiccia e friarelli. En cambio, la cena de Navidad se enriquece con dos especialidades absolutamente peculiares de la gastronomía napolitana: por un lado, tenemos la escarola ‘mbuttunata, escarola rellena de alcaparras, anchoas, aceitunas, ajo, pasas y piñones. El otro gran clásico es la ensalada de refuerzo, elaborada con coliflor hervida, pepinillos, pimientos dulces, aceitunas, alcaparras y anchoas.

Impepata di cozze

Impepata di cozze

Volvamos a ocuparnos de las especialidades de mariscos, que constituyen una buena parte de platos típicos napolitanos. El pescado aquí es tan fresco que las recetas nunca son demasiado complicadas, y el sabor tiene que ver con la materia prima. Entre las preparaciones más clásicas no podemos dejar de mencionar la impepata di mejillones, un aperitivo que ahora se puede encontrar en casi todas partes del mundo pero que nace aquí, en los quioscos frente al puerto. Mejillones a la cazuela, condimentados con aceite de oliva, ajo, perejil y mucha pimienta negra: ni siquiera necesitas cubiertos.

Pulpo alla luciana

Pulpo alla luciana

El nombre Luciana se refiere al barrio costero de Santa Lucía de donde se origina esta preparación. El pulpo alla Luciana se prepara en una cazuela, cocinado en salsa de tomate con alcaparras y aceitunas. La receta guisada hace que la carne de pulpo sea agradablemente suave y jugosa: sola como segundo plato, o ahogada en espaguetis como primer plato, es uno de los platos que comer de la cocina napolitana que te hará perder la cabeza.

Berenjena a la parmesana

Berenjena a la parmesana

Los napolitanos lo llaman «el plato ABSOLUTO«. Y cómo culparlos: la berenjena a la parmesana es un verdadero monumento de la cocina napolitana. Desde Vincenzo Corrado, quien en el recetario Il Cuoco Galante (1773) describe una composición estratificada de berenjena en blanco con queso, hasta Ippolito Cavalcanti, quien más tarde en Cucina Casereccia Napoletana (1839) agrega tomate y albahaca, este platillo napolitano a base de berenjena frita se ha abierto camino en el teatro gastronómico napolitano hasta ganarse un lugar en las gradas de honor.

¿Cómo reconocer una auténtica parmigiana napolitana? En primer lugar, la variedad de berenjenas, que en Nápoles son estrictamente largas y de color violeta. Entre capa y capa encontrarás tomates pelados, salchicha curva napolitana, el caciocavallo sazonado y la provola de búfalo ahumado. Finalmente, mucha albahaca para perfumar todo.

Crocchè, pastecresciute, bolitas de arroz

Crocchè

La comida callejera de Nápoles ya cuenta en sí misma con una larga lista de platos típicos. Sin embargo, algunos, como ya hemos visto para la pizza y el cuoppo di mare, son demasiado importantes para no mencionarlos. Para los amantes de la fritura hay al menos tres especialidades que no deben perderse: crocché, es decir pequeños calzones de patatas con jamón y queso; pastecresciute, otro nombre para las zeppole saladas; y las bolas de arroz que no necesitan presentación.

Bacalao a la napolitana

Bacalao a la napolitana

El bacalao a la napolitana es otra de las innumerables recetas a base de pescado que caracterizan la tarjeta de presentación gastronómica de la capital napolitana. Plato típico de Nochebuena, se cuece el bacalao guisado con tomates pelados, aceitunas, ajo y luego alcaparras, perejil y guindilla. Como alternativa al bacalao en salazón, puede ocurrir que la receta se prepare con el mismo pescado disecado en lugar de en salazón. Un segundo plato sencillo pero muy sabroso, y el mérito son los ingredientes locales.

3 postres que comer en Nápoles

No puede acabar una suntuosa comida en Nápoles si saborear al menos uno de estos deliciosos postres napolitanos.

Pastiera

Pastiera

Existe la leyenda de la sirena Parthenope, que emergía del Golfo de Nápoles cada primavera: un día decidió animar a los habitantes con su canción. Los napolitanos se acercaron encantados, y para agradecerle semejante canto le trajeron como regalo una serie de ingredientes simbólicos que fueron providencialmente mezclados por los dioses del mar creando la pastiera. Luego está la historia de Fernando II de Borbón, quien usó su pastel favorito como una estratagema para animar a su esposa María Cristina de Saboya, apodada la «Reina que nunca sonríe».

Finalmente, el único origen certificado de la pastiera, es el de las monjas del convento de San Gregorio Armeno que parecen haber sido maestras en la elaboración de este mítico postre. En la pastiera encontramos un universo de ingredientes: la base es una masa quebrada rellena de ricotta, agua de azahar, trigo hervido, piel de naranja y especias.

Sfogliatella

Sfogliatella

La sfogliatella en Nápoles tiene dos versiones: de hojaldre o de pastafrola. En lo único que coinciden todos es en el relleno de ricotta, sémola, huevos y azúcar enriquecido con fruta confitada, especias y agua de azahar. Cuenta la leyenda que la sfogliatella nació en la provincia de Salerno en el convento de Santa Rosa, de la mano de las monja. En 1818 la receta se trasladó a Nápoles gracias al pastelero Pasquale Pintauro, a quien debemos la invención de la alternativa de la pastelería crujiente. Si estás indeciso, prueba ambas versiones en una de las mejores pastelerías de Nápoles.

Babbá

Babbá

En Nápoles, el babà (o más bien babbà pronunciado con satisfacción en el estilo napolitano) tiene una gran reputación. «Si ‘nu babbà» = eres un tesoro: es fácil encariñarse con este dulce, una masa fermentada empapada en licor. Curiosamente, el babá es un postre de adopción que nació en Polonia como una variación del gugelhupf. Su inventor habría sido el rey Stanislao Leszczynski quien, habiendo sido destronado dos veces, evidentemente se encontró con mucho tiempo libre para gastar en la cocina. El exilio en Francia y los matrimonios concertados entre la realeza de Europa son las vicisitudes fortuitas que catapultaron al babá a Nápoles.

Que tomar en Nápoles

Tras una buena comida y un buen postre, tan sólo falta tomar un café y ammazzacaffé (Matacafe), como en Italia se identifica la mítica pareja café + licor.

Caffe esperesso

Si de por si el café espresso en Italia es todo un ritual, en Nápoles este se convierte en cultura. Aquí te lo sirven muy corto, acompañado de un vaso de agua para limpiar la boca antes de tomar y poder disfrutar de su sabor al 100%. Nota: ni se te ocurra echarle azúcar, lo estropearías todo.

Limoncello

Limoncello

Un licor típico italiano que tiene sus orígenes aquí en la costa de la zona de Nápoles. De hecho, su elaboración tradicional prevé el uso exclusivo de limones de la costa napolitana, que brotan grandes y jugosos en los numerosos arboles de limones que salpican toda la zona. Cuidado con el numero de chupitos que te tomes, pues al final pasará factura.

👇 TE RECOMENDAMOS 👇

¿Te ha gustado este viaje por la gastronomía napolitana? Esperamos que esta lista de platos típicos de Nápoles te haya inspirado para saborear lo mejor de esta ciudad. Si es así, cuéntanos cual es el plato que más te inspira en los comentarios 😉

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *